La manera de opinar de… El ladrón de Palacio

Por José Gilberto Ibáñez Anguiano
Publicada el

Unnamed %283%29

Así bautizó el agudo y demoledor columnista porteño, Javier Montes Camarena,  al corruptazo Secretario de Planeación y Finanzas de Gobierno del Estado, Carlos Noriega García, jefe de jefes de la pandilla extorsionadora de proveedores e inversionistas, así como a los propios funcionarios peraltistas a quienes tiene como forzados o voluntarios recaudadores del dinero mal agenciado.

El jineteo financiero del dinero público que debiera ser entregado con prontitud a proveedores y contratistas , las leoninas comisiones sobre compras  de todo tipo y contratos de obra pública, permisos para invertir en grandes proyectos inmobiliarios y de todo tipo de negocios en los que tenga injerencia, lo dirige desde su centro de operaciones ubicado  en las oficinas que ocupa en el Complejo Administrativo donde el puro llanto y crujir de dientes se escucha entre las numerosas víctimas del “ladrón de Palacio” sin que éste ni su cancerbero Alejandro Úrtiz Alcaraz se conmuevan.

Con el clásico grito distractor “ ! al ladrón, al ladrón ! , la prensa nachoiperalta@gmail.com  le ha vendido la idea a los colimenses que ya no se tragan sus embutes, de que la corrupción  y la impunidad fueron prácticas exclusivamente de las pandillas lideradas por los nefastos exgobernadores Jesús Silverio Cavazos Cevallos y Mario Anguiano Moreno, cosa del pasado inmediato, mientras que el también priista José Ignacio Peralta Sánchez y sus García Noriega, Meiners Tovar, Hernández Rosas, Villaseñor Ruiz, etc., son blancas palomas, cuando la verdad es que se han venido comportando peor que aves de rapiña.

En el caso particular de los moches que el concuño del rechiflado des-gobernador les aplica sin piedad a los constructores que caen en sus garras, hay que agregar el deliberado tortuguismo en el pago de los anticipos y avances en la ejecución de las obras asignadas, para obligarlos a tocar la puerta del representante en Colima de la agiotista Nacional Financiera, Gerardo Servín Reyes, quien los crucifica sin piedad alguna.

La lentitud en el avance de los proyectos constructivos  en el estado y la suspensión misma de las obras porque el “cash” no les fluye como debiera,  son imputables a la corrupción impuesta por “el ladrón de Palacio” a quien no le importa perjudicar a cientos de trabajadores de la construcción, mucho menos a pequeños y medianos empresarios de la misma industria. ¡Así es como José Ignacio y sus pariente político fomentan el desarrollo económico del estado que son ellos dos, nadie más¡.

José Ignacio Peralta Sánchez y Carlos García Noriega han resultado más voraces que Mario Anguiano Moreno y Ratael Gutiérrez Villalobos. En la lista de los “negocios” que han hecho aparecen, entre otros,  la compra a precio inflado del predio “La Campana”;  la concesión amañada del Parque Metropolitano Griselda Álvarez Ponce De León; la venta del avión que fuera propiedad del Gobierno del Estado; el manoseo de los fondos del capítulo 1000, nómina, de la Secretaría de Educación; adquisiciones de lujosas residencias aquí, allá y acullá;  la partida de viáticos para el viajero frecuenteque es José Ignacio; la apropiación nada transparente del inmueble ubicado sobre la calle Aldama entre Filomeno Medina y General Núñez de la ciudad de Colima donde antes del temblor del año 2003 funcionaba el Colegio de las Madres Adoratrices, la distribución de chayotes a su prensa, etc., etc.

Igual que ha sucedido con las gavillas silverista y marista, a la peraltista nunca jamás le caerá encima el peso de la ley, la justicia de los hombres, vaya, ni la justicia divina. Por eso a las denuncias públicas de sus fechorías los sinvergüenzas peraltistas  no les hacen ningún caso, así sean como son del dominio público. ¡Pobre Colima¡ Todavía te quedan otros cuatro años de saqueo inmisericorde.

Ni “El Chapulín Colorado”, mucho menos el loco de Locho, podrá salvar a los indefensos colimenses que sólo tendrán su voto para cobrarle en las urnas del primero domingo de julio de 2018 las afrentas que le ha hecho José Ignacio.

Mientras son peras o son manzanas, tarde que temprano le van entonar los colimenses al des-gobernador de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez, “rata inmunda, animal rastrero, escoria de la vida, adefesio mal hecho, cuánto daño has hecho, me estás oyendo inútil”. ¡Pásela bien¡. 
-----------------------------------------------------   

Comparte!
A+ A-

Destacadas

Congre

Congreso del Estado "truena" otra vez; panistas toman la tribuna

Joven

Jorge Luis Arcega Gómez, un caso más de asesinato que está sin respuesta

Photo4952197657540011983

Colima invita a aprovechar descuento de 100% en multas de predial

Pvem villa

PVEM podría ir con el Frente, pero no descarta a sus aliados PRI-Panal

78380d3f a2da 4149 b7cf fab7c1d05140

Creo más en la escultura con pureza de la forma: Sebastian